Imagen Robótica: el nacimiento de una nueva rama de la Imagen Pública

No, no estoy hablando de robots. Estoy hablando de que las personas y empresas, pero principalmente los consultores en imagen y reputación, debemos estar conscientes de que los avances tecnológicos (antes y durante el COVID-19) hasta hoy experimentados nos ubican frente a lo que he denominado EL TERCER ESPACIO DE PERCEPCIÓN, que se está construyendo como una nueva realidad y lo hará con más fuerza en un futuro cercano.

En el primer espacio, la realidad física, los humanos siempre hemos necesitado de nuestra PERCEPCIÓN como la única herramienta que tenemos para interpretar y reaccionar ante el contexto que se nos presenta. Después, con el desarrollo de la Web 2.0 (medios digitales) se creó el segundo espacio de percepción, mediante el cual hemos tenido acceso a conocer otras realidades, a tener un ámbito de expresión propio y a que se agilice la retroalimentación de nuestros públicos, lo cual ha modificado la forma como conocíamos el mundo y nos presentábamos ante él.

Dicho sea de paso, el reto constante que hemos tenido en ese espacio de percepción digital es evidenciar una identidad personal o corporativa que realmente plasme cómo somos en la vida real. Sin embargo, el reto se ha logrado medianamente, pues hemos considerado erróneamente a la Internet como un espacio de interacción, cuando en realidad, hoy por hoy, es un espacio de percepción donde estamos obligados a construir credibilidad y confianza, pues es la moneda de intercambio.

Al respecto, en días pasados hablé con José Kont, consultor en comunicación y reputación digital, quien concluía que el mayor cambio que provocó el impacto del COVID-19 en Guatemala fue que concientizó a personas, empresas y marcas a que debían trabajar sus redes sociales, solo que ahora como requisito para llegar a sus clientes ante el distanciamiento social y cierre de espacios públicos.

Desde la imagen pública, este esfuerzo que se está haciendo por construir una identidad digital para el posicionamiento de las marcas personales o corporativas se puede entender desde la IMAGEN DIGITAL, que es la percepción que se tiene de alguien o algo, que se construye a partir de lo que se publica del mismo en las plataformas digitales, lo cual generará una opinión que provocará una conducta de rechazo o aceptación.

Cinco imágenes que debes cuidar en tu Imagen Pública Digital

En este marco, es necesario dimensionar que el hecho de estar digitalizados e hiperconectados nos ha llevado a que nuestra percepción esté migrando desde lo offline, pasando por la Web 2.0, hasta conducirnos a lo virtual, caracterizándose porque poco a poco vamos considerando a la tecnología como una extensión de nuestra mente y, principalmente, de nuestro cuerpo.

Aquí es en donde cobran importancia:

  1. las plataformas digitales, como una extensión de nuestra interacción;
  2. la inteligencia artificial, como una ampliación de los usos que podemos darle a la información digitalizada con que contamos;
  3. la realidad virtual, como el dimensionamiento de nuevos mundos sin límites donde podemos amplificar nuestras conexiones;
  4. la realidad aumentada, como nuevos procesos para percibir nuevas realidades, profundizando el conocimiento del mundo y la construcción de nuevas identidades virtuales;
  5. la robótica, como la reproducción y mejora de las capacidades humanas, que corrige procesos e interacciones entre humanos y máquinas.

Tres cambios que la realidad virtual traerá a nuestras vidas

Todo esto, a lo que llaman “Tecnologías Emergentes”, está configurando, desde mi visión imagológica, una nueva plataforma de realidad que he denominado UN TERCER ESPACIO DE PERCEPCIÓN, pues dichas herramientas nos proponen conducirnos e interactuar con programas, entes, dispositivos y máquinas que se mueven ya no en un plano digital, sino que ahora virtual, es decir, un nuevo escenario que nos exigirá aprender nuevos contextos, comportamientos y conductas hasta ahora desconocidos o no practicados.

Frente a este cambio, propongo que, para su evaluación, construyamos una nueva rama de la Imagen Pública que he denominado IMAGEN PÚBLICA ROBÓTICA.

Pensemos en esta nueva imagen pública como esa percepción colectiva que comparte un público objetivo a partir de su interacción virtual con una marca, producto, persona, empresa, institución o país, y que provocará una opinión virtualizada y una conducta virtual de rechazo o aceptación, con su respectivo impacto online y offline.

A criterio de Kont, con quien coincido, esta dimensión tecnológica llegará a Guatemala en unos cinco o diez años, aunque en otros países ya se está implementando con bastante éxito. Y esto se debe a que esas inteligencias artificiales, aplicaciones de realidad aumentada y robots ya están operando y estimulando de otras formas a los individuos, quienes al ver ampliada la información, la aplicabilidad y la satisfacción de un determinado producto o servicio virtualizado no dudan en adquirirlo e incorporarlo a sus vidas.

Lo que advierto es que lo que realmente está provocando esta conducta es la modificación de la forma como percibimos la realidad de nuestras vidas y la manera de tomar decisiones. Al final de todo, el esquema que se está armando es tener a lo digital como ámbito de interacción, a lo virtual como creación de realidades diferentes y lo físico como espacio de aplicación.

Por eso es que ahora es más importante que antes tener claramente definida nuestra identidad digital, de manera correcta, coherente y que aporte valor, porque tarde o temprano esa identidad la tendremos que trasladar al ámbito virtual en donde el factor de decisión será la CREDIBILIDAD y la construcción de vínculos virtuales CONFIABLES, porque nos enfrentaremos a esa realidad con NUESTROS SENTIDOS Y LÓGICAS AMPLIADOS.


Fotografía: Córdoba Buenas Noticias


Conoce mi canal de Youtube. ¡Suscríbete!


Antes de irte…

Quiero contarte que durante 20 años he apoyado a empresas y profesionales para que se comuniquen, relacionen e impacten la vida de las personas. Hace 10 años descubrí el papel transformador de la Imagen Pública. Por el COVID-19, muchas empresas han cerrado y profesionales se han quedado sin trabajo. Pronto tendrán que reactivarse y necesitarán volver a convencer a sus públicos; YO quiero estar ahí para que manejen su imagen con efectividad y se adapten a las nuevas condiciones que se les presenten.

Tu donación de Q5, Q10 o Q50 me ayudará a asesorar y capacitar gratuitamente a más personas. ¡Ayúdame a ayudar!

Alex Castillo

Director, Agencia Imagen Pública Guatemala

Publicado por Alex Castillo

Asesor en Relaciones Públicas, Imagen Pública y Reputación en Guatemala.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: