Historia de las Relaciones Públicas en Guatemala

Historia de las Relaciones Públicas en Guatemala



Después de una indagación de más de cinco años, la Red Iberoamericana de Relaciones Públicas – REDIRP – en Guatemala presenta la historia de la evolución de las Relaciones Públicas, con la finalidad de ubicar (por primera vez en la historia del país) los grandes saltos que ha dado esta disciplina en su aporte por mejorar las relaciones y las comunicaciones en los ámbitos corporativo, gubernamental, académico, social, etc.


Surgimiento

En Guatemala, el ejercicio institucionalizado de las Relaciones Públicas encuentra su origen de más larga data en marzo de 1988, cuando la publicista Anamaría Rosales funda Strada Relaciones Públicas y Publicidad, reconocida en círculos profesionales como una de las primeras agencias especializadas en la materia.

Al mismo tiempo, un surgimiento más consolidado se origina a inicios de la década de 1990 con la llegada al país de las agencias internacionales Burson-Marsteller, Fleishmann-Hillard y Porter Novelli, quienes le dieron una mayor visibilidad y posicionamiento a las relaciones públicas principalmente dentro del ámbito corporativo.

Así, desde el inicio de su operación, por ejemplo, Burson-Marsteller concibió la esencia de una agencia de relaciones públicas como una institución orientada a ayudar a un cliente a entender su problema de comunicación, definir su objetivo y construir mensajes e historias a sus audiencias (stakeholders) por los canales más efectivos, cuidando siempre que la información sea científica, creíble y sustentable, es decir, cierta y transparente.

Después de este desarrollo institucional inicial, estudiantes de comunicación en Guatemala comienzan a recopilar un basamento teórico que sustente el conocimiento y dominio académico de las Relaciones Públicas en el país.

Recopilación teórica

En 1993, el comunicador Luis Alfonso Anleu Marroquín en su tesis Aplicación de relaciones públicas internas en la empresa privada guatemalteca adopta la definición de Gustavo Cirigliano como punto de partida de la disciplina para especificar su marco de actuación, y la concibe como «arte o técnica creadoramente planeada sobre bases científicas practicadas profesionalmente, que buscan intercomunicar en lo socialmente valioso a una institución con los públicos que se conecta (sic), para lograr en ellos una imagen institucional favorable y para que la institución sea modificada o influida por los auténticos intereses de sus públicos».

De igual manera, la comunicadora Claudia Michelle Garzaro de León en 2001, como parte de su tesis titulada Relaciones públicas en instituciones de Seguridad Social Instituto de Previsión Militar (IPM) e Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), especifica que las Relaciones Públicas deben «persuadir a la gente de que acepte un punto de vista particular y que asimile determinada imagen, concebidos estos como los objetivos esenciales de toda campaña de relaciones públicas, no importa que parezcan tratar acerca de productos, conceptos, políticas, personalidades, asuntos de actualidad, datos, información, etc.».

La autora también indicaba la orientación, cada vez más creciente, a abrir oficinas de relaciones públicas, principalmente estatales, destinadas a mantener un diálogo con la prensa y a presentar una imagen clara y activa.

En su estudio, también evidenció la debilidad de los departamentos de relaciones públicas gubernamentales, pues estos estaban coordinados por personas que no tenían una formación clara en la materia y que colocaban principalmente a mujeres en esos puestos, como una directriz generalizada, pues se entendía que ellas reflejarían una buena imagen, cuando lo más que realizaban era la celebración de cumpleaños y el archivo de documentos, que repercutía en un incremento en el riesgo institucional ante crisis o amenazas internas y externas que llegaban tarde o temprano.

Este es el marco conceptual en el que las Relaciones Públicas se desarrollaron en Guatemala, y que todavía en esa época se confundía con la comunicación, solo atribuyéndosele a dicha disciplina una función muy reducida de creación y sostenimiento de relaciones con los públicos objetivo como responsabilidad directa de las áreas de comunicación social de las empresas e instituciones.

Un poco más tarde, el mercadotecnista Estuardo Ortiz en su trabajo de grado de 2004 llamado Relaciones públicas como posicionamiento para el turismo interno en el Parque Nacional Tikal, rescataba la definición de autores internacionales como Kotler y Armstrong (1998), quienes clarificaban que las Relaciones Públicas consisten en establecer buenas relaciones con los diferentes públicos de la empresa mediante la obtención de publicidad favorable y una buena imagen.

Años más tarde, el comunicador Roberto Orozco (2011) en su investigación titulada Propuesta de oficina de relaciones públicas para el Departamento de Registro y Estadística de la Universidad de San Carlos de Guatemala, señala que las Relaciones Públicas son la función directiva que evalúa las actitudes públicas, a la vez que identifica las estrategias y procedimientos de un individuo u organización frente al interés público, sin dejar de lado la planificación y le ejecución de un programa de acción con el fin de conseguir la comprensión y aceptación pública, y esto reafirmaba la definición contemplada por la Real Academia de la Lengua Española a principios de siglo XXI.

En concreto, ya entrado el siglo XXI, las oficinas y agencias de relaciones públicas estaban orientadas a:

  1. Proporcionar información efectiva y eficiente de la institución.

  2. Definir los medios para proporcionar información oportuna.

  3. Impulsar el involucramiento de los públicos objetivo.

  4. Establecer estrategias para el traslado de información efectiva y el acceso a la información institucional, tanto para audiencias internas como externas.

  5. Asesorar a la gerencia para garantizar un vínculo efectivo con los medios de comunicación masivos para la divulgación de las acciones relevantes de la empresa, con la finalidad de impulsar su imagen corporativa.

A pesar de que ya se la visibilizaba de manera puntual, el tránsito de la implementación de la disciplina del siglo XX al XXI no contó con la participación de un autor o autora guatemalteco que haya desarrollado una conceptualización local de las Relaciones Públicas, que tomara en cuenta las características particulares de su aplicación en el país.

Relaciones Públicas 2.0

Ya para la segunda década del siglo XXI, cada vez más autores guatemaltecos comienzan a desarrollar conceptualizaciones nacionales sobre el desempeño de las Relaciones Públicas y su adaptación a las nuevas realidades digitales, producto del desarrollo de la Web 2.0 y la inteligencia artificial.

En esta línea, la doctora Karina García Ruano concibe la noción de las Relaciones Públicas 2.0 como una disciplina de la comunicación que se encarga del diálogo que entablan las instituciones con sus diferentes interlocutores (p. ej., clientes, empleados, accionistas, comunidad, medios de comunicación, gobierno).

Así, tomando en cuenta la transformación social que han provocado las tecnologías, la autora define que las relaciones de las instituciones con sus interlocutores, cuando son basadas en buen servicio, actitud de apertura, diálogo, entendimiento mutuo, respeto y negociación, se convierten en un activo que las instituciones capitalizan y pueden utilizar en momentos difíciles.

«La verdadera reinvención de las relaciones públicas en Guatemala se logra estando conscientes de la realidad de la profesión y de su contexto. De las posibilidades y limitaciones. De los objetivos que lograrán un verdadero beneficio sostenible. Reflexionando sobre cómo queremos definir nuestra misión, ¿como simples transmisores de información o como verdaderos promotores y mediadores de diálogo?, ¿como observadores —y reproductores— del statu quo o como generadores y agentes de cambio?», concluye García Ruano.

En este sentido, Fernando Bolaños, director general para Centroamérica de Hill+Knowlton Strategies, subrayaba en 2016 que en los últimos años se ha observado una mayor presencia de asesores unipersonales, los cuales ofrecen servicios limitados a ciertas áreas, en su mayoría relacionadas con medios de comunicación y el manejo de estrategias de comunicación digital.

Vinculación entre Relaciones Públicas e Imagen Pública

Unos años más tarde, en 2015, el máster internacional Jorge Guzmán, autor de la primera tesis de Imagen Pública en el país, concebida bajo las metodologías de estrategia y complejidad, planteó un modelo teórico-práctico en el que establece la vinculación que tiene la Imagen Pública con las Relaciones Públicas y la Comunicación.

En dicha investigación, resaltan los siguientes hallazgos:

  1. Que las Relaciones Públicas cuentan con los alcances disciplinarios para constituirse como el mecanismo de articulación de la imagen pública corporativa, pues abarca todos los ámbitos de la planeación estratégica como la investigación, la planeación, la implementación y el relacionamiento.

  2. Las Relaciones Públicas no han sido definidas como ciencia formalmente, pero cuentan con un ámbito de actuación más amplio e integral que la comunicación, aunque esta última resulta ser un eje transversal a la misma.

  3. Que la enseñanza de las relaciones públicas debe estar íntimamente vinculada a la construcción de imagen pública corporativa, adaptando contenidos y metodologías de aprendizaje a la realidad de la educación del siglo XXI en el contexto de la sociedad híbrida, tomando en cuenta las transformaciones institucionales, idiosincráticas, sociales y digitales ocasionadas por la influencia rápida y viral de los nuevos medios de comunicación.

Tendencia con la vista hacia el futuro

Por último, entre las concepciones más recientes sobre las Relaciones Públicas resaltan, en primera instancia, la planteada en 2016 por Fernando Bolaños, director general para Centroamérica de Hill+Knowlton Strategies, quien subrayaba que la tendencia del sector se ha inclinado, en su mayoría, hacia la modernización de la tecnología, la proliferación de herramientas digitales y el uso de teléfonos inteligentes.

El reto, según los expertos de las principales agencias internacionales que operan en Guatemala, es formar un nuevo modelo de estructura que integre mejor las distintas disciplinas comunicacionales en cuanto al diseño de mensajes, a mejores canales para llegar a las audiencias y la inclusión efectiva de la responsabilidad social empresarial para afianzar las relaciones con los distintos públicos cada vez más sensibles.

En segunda instancia, la evidenciada por Alex Castillo en 2018, quien amplió su modelo de Imagen Pública y Relaciones Públicas hacia el esfuerzo que tienen que hacer dichas disciplinas por combatir la deslegitimación cada vez más creciente del emisor en todos los ámbitos de la vida guatemalteca pues, ante la abundancia de información, la falta de fuentes confiables y el incremento de la estafa y la calumnia (principalmente manifiesta en redes sociales), al público objetivo se le hace cada vez más difícil creer y confiar en la empresa, el personaje o la marca, lo que requerirá en los próximos años de un mayor esfuerzo estratégico que dé muestras de credibilidad, valor, prestigio y reconocimiento para vincularse con las audiencias.

Fuentes de referencia:

Castillo, A. (2018). Actualización del modelo de Imagen Pública y Relaciones Públicas de Alex Castillo a 2018. Gráfica. Recuperado de:

https://alexcastilloblog.wordpress.com/2018/07/13/actualizacion-del-modelo-de-imagen-publica-de-alex-castillo-a-2018/

Castillo, A. (2018). La legitimidad: el enclave de la Imagen Pública del siglo XXI. Artículo. Recuperado de:

https://alexcastilloblog.wordpress.com/2018/11/28/la-legitimidad-el-enclave-de-la-imagen-publica-del-siglo-xxi/

García, K. (2011). Relaciones Públicas 2.0. Artículo. Recuperado de:

https://www.plazapublica.com.gt/content/relaciones-publicas-20

Guzmán, J. (2015). Alcances de las relaciones públicas en la imagen pública de la Escuela Superior de Imagen Pública de la Universidad Galileo. Tesis de licenciatura. Recuperado de:

http://biblioteca.galileo.edu/tesario/bitstream/123456789/293/1/TESIS%20Alexander%20G%C3%BAzman.pdf

Prensa Libre (2016). Los secretos y actividades de las relaciones públicas. Recuperado de:

https://www.prensalibre.com/economia/el-mundode-las-rr-pp/


Puede descargar la Historia de las Relaciones Públicas en Guatemala aquí



Antes de irte…

Quiero contarte que durante 20 años he apoyado a empresas y profesionales para que se comuniquen, relacionen e impacten la vida de las personas. Hace 10 años descubrí el papel transformador de la Imagen Pública. Por el COVID-19, muchas empresas han cerrado y profesionales se han quedado sin trabajo. Pronto tendrán que reactivarse y necesitarán volver a convencer a sus públicos; YO quiero estar ahí para que manejen su imagen con efectividad y se adapten a las nuevas condiciones que se les presenten.

Tu donación de Q5, Q10 o Q50 me ayudará a asesorar y capacitar gratuitamente a más personas. ¡Ayúdame a ayudar!

Alex Castillo

Director, Agencia Imagen Pública Guatemala

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: