Imagen Pública Macro e Imagen Pública Micro

En el mundo en el que vivimos, de masas y medios en línea, la proyección y el posicionamiento de la imagen pública de una persona, profesional, empresa, entidad, gobierno, marca o país consiste en impactar a la mayor cantidad de público posible y, a la vez, en convencer cuando estamos frente a frente con las personas que queremos que se unan a nuestra causa.


Es decir, personas y empresas nos movemos diariamente en una dinámica de macro-micro y viceversa. Esto a raíz de que hay cada vez más ojos volteándonos a ver, observando qué tenemos para ofrecer, decir o proponer para el siempre insaciable mejoramiento de nuestras vidas.

Es por esta lógica que es oportuno comprender la importancia de manejar nuestra Imagen Pública Macro, la cual brindará una perspectiva o percepción general de quiénes somos, y que manejamos a través de nuestras redes sociales, publicidad ATL, exhibición pública en medios de comunicación y, más recientemente, a través del videomarketing.

Pero esta Imagen Macro tiene su respectivo correlato cotidiano en la Imagen Pública Micro, entendida, a través de mi experiencia en la Consultoría en Imagen Pública, como ese momento de contacto en donde nuestras audiencias se terminan de convencer de nosotros, de para qué hacemos las cosas.

Esta Imagen Micro se posiciona justo en el momento de una reunión de negocios, una convivencia con amigos, la interacción que provoca un agente de servicio al cliente, la llamada de un call center para venta, etc.

Como es de entender, no se puede trabajar una sin la otra pues lo que personas o clientes logran percibir de una determinada marca, empresa, político o país inmediatamente se le busca su correlato en la realidad inmediata, una evidencia de la promesa exhibida que haga sentido a mi vida y la haga crecer.

Pero también este sentido de imagen se presenta al revés, de lo micro a lo macro, justo en el instante en el cual a personas o clientes se les presenta una necesidad, interés o inquietud. Ellos se abocan primero a sus círculos cercanos para dar respuesta a esa necesidad por tener construidos parámetros de confianza sobre los cuales resolver; ocurre, entonces, un intercambio de imágenes mentales a nivel micro.

Si no logran resolverlo con sus círculos cercanos, entonces recurren al Internet o a las redes sociales como canal macro para encontrar a la empresa o marca que, bajo una convincente proyección de su imagen pública digital, sea (o se vea como) la adecuada para resolver las aspiraciones personales, familiares, colectivas o corporativas para tener mejores condiciones de desarrollo. Es resumen, depositarán su confianza en una Imagen Macro.

Comprender y actuar en función de este doble sentido permitirá tener en cuenta los detalles macros y micros de la interacción o conversación que se quiere lograr con las audiencias.

Esta reflexión la realizo debido a que he observado cómo personas, profesionales, marcas, empresas y países se concentran en lo macro y descuidan lo micro o quieren mantener controlado lo micro, pero no se atreven a pensar de manera macro, lo que se constituye en un reto estratégico para la generación de Planes Maestros de Imagen Pública a nivel nacional e internacional.


Alex Castillo | consultor en imagen pública | CEO – IMAGINA
Fuente fotografía: runrun.es

Publicado por Alex Castillo

Asesor en Relaciones Públicas, Imagen Pública y Reputación en Guatemala.

A %d blogueros les gusta esto: