Aventuras de un Consultor en Imagen Pública en Guatemala

Como si fuera una expedición a otro planeta, así ha sido mi viaje por la Imagen Pública en mi país, Guatemala. Acostumbrados a ver y oír siempre cosas similares, en este país es realmente reciente apelar a vivir cosas diferentes, ya sea porque el mercado no está acostumbrado o porque sus imágenes mentales le dictan cierto nivel de conformidad.


Hace ya ocho años tomé la decisión de que la Imagen Pública fuera parte de mi vida, sin saber entonces a ciencia cierta hasta dónde llegaba esta disciplina y qué era lo que conseguiría de ella. Pasé cinco años de mi vida profesional aplicando los conocimientos que aprendía y comprobaba sobre la Imagen Pública a los espacios profesionales y personales que ocupaba, pero siempre preguntándome sobre esa conexión interdisciplinaria que yo sabía que existía y sobre esos alcances que tiene y tendrá esta ciencia de la comunicación en el siglo XXI.

Aunque cuando la aprendí los conocimientos eran limitados, empecé a encontrar los puntos de coincidencia con otras disciplinas y tomé la determinación de empezarlos a unir; así fue como nació mi Consultora IMAGINA, viendo que a lo que se hace en nuestros países en materia de comunicación, publicidad, mercadotecnia, relaciones públicas o RSE se le podía añadir otro ingrediente (el imagológico) que apostara por convencer e impactar de manera profunda las mentes y corazones de las personas.

Y así fue, durante estos años personas, profesionales, empresas e instituciones se han acercado para mostrar su interés en obtener otra opinión técnica (estratégica, diría yo) sobre cómo alcanzar sus objetivos, pero de una manera “diferente”.

Así, junto a estas personas que han confiado en mí, hemos elaborado planes estratégicos de imagen pública y estrategias de imagen digital, hemos fortalecido la imagen profesional de sus colaboradores, hemos impulsado su imagen vendedora, es decir, hemos investigado cómo se comporta la imagen pública en Guatemala para saber cómo posicionarse de mejor manera.

Al principio, como es normal, todas estas personas tenían muchas dudas sobre esta disciplina y la naturaleza de mis servicios, porque no solo la imagen pública se sale de los esquemas que comúnmente conocen, sino que además debían asegurarse que yo no les estuviera “vendiendo humo” como decimos por acá y debía enfrentar la idea que tenían sobre la imagen pública: “esa es solo para los políticos”.

Es necesario compartirles que a la imagen pública se le juzga todo el tiempo, pero se le confía para siempre cuando se alcanzan los resultados y se demuestra que es estimulando a las audiencias que se consigue un mejor entendimiento entre las partes, con la finalidad de crear un vínculo, una relación.

Con la imagen pública y la confianza de los clientes hemos logrado lo siguiente: hemos ganado premios nacionales empresariales, hemos incrementado las ventas, hemos conseguido mayor cobertura mediática, hemos posicionado temas complicados en la agenda nacional, hemos legitimado a lideresas profesionales, por mencionar algunos resultados.

Finalmente, sepan que día a día le agradezco a la vida por haberme permitido conocer integralmente a las ciencias de la comunicación, a través de la Imagen Pública, y les recuerdo que la constancia no solo consigue que alcancemos resultados, sino que principalmente nos permite aprender a vivir.

¡Por un año lleno de proyectos interesantes y de retos personales!

¡Gracias por darle una oportunidad a la imagen pública y por leerme siempre!

¡FELIZ 2018!


Alex Castillo | CEO – IMAGINA
Fuente fotografía: SABRINA GAMEZ

Publicado por Alex Castillo

Asesor en Relaciones Públicas, Imagen Pública y Reputación en Guatemala.

A %d blogueros les gusta esto: