#Academia ¿Por qué hacer una tesis nos cuesta tanto?

Dado que la elaboración de tesis o trabajo de graduación es el último requisito para obtener un título universitario o académico superior, este esfuerzo ha resultado ser rechazado, y a toda costa obviado, por los estudiantes y también por las casas de estudios que han flexibilizado sus procedimientos de egreso, a pesar de que esto atente contra la integridad de la Imagen Profesional del futuro licenciado.


He asesorado tesis durante dos años ya y he continuado mis estudios en la materia para incrementar mi calidad en la asesoría. Durante este tiempo he descubierto que hacer una tesis DEFINITIVAMENTE NO ES DIFÍCIL. Lo que pasa es que durante las carreras no se fortalecen las capacidades investigativas de los estudiantes para que estos tengan definida su propia metodología de análisis en cualquiera de las carreras, sean científicas o humanísticas.

Cuando no se tiene esta línea estratégica en los procesos de formación, los estudiantes pierden de vista esta última investigación, al tiempo que por las ansias de terminar no se ubican todavía en qué área disciplinaria desean especializarse. Cabe decir que esta aspiración que debe ser la chispa para ver a la tesis como su carta de presentación profesional que, aunque las empresas o entidades no se las pidan, sea el valor agregado que podrán ofrecer.

Así, a continuación, presento los principales retos que he identificado en la asesoría de tesis:

  1. Durante la carrera se relajan los esfuerzos para hacer que los estudiantes comprendan bien lo que implica una investigación.

  2. Los estudiantes ven a la carrera como un requisito y no como una aspiración profesional y, de pronto, se ven de cara AL RETO de RETOS: la tesis.

  3. Por la cantidad de estudiantes que se atienden en un curso ordinario de tesis, los estudiantes no obtienen una atención individual para delimitar correctamente su objeto de estudio.

  4. Frente a la infoxicación existente, los estudiantes no saben por dónde empezar a buscar información significativa para su Marco Teórico. Desconocen que existen bibliotecas y bibliotecas digitales en donde les pueden proporcionar datos confiables. Recuerda: No todo está en Google y no todo lo que está en Google es verdadero.

  5. Muchas veces los estudiantes no encuentran un apoyo comprometido y constante por parte de sus asesores asignados o elegidos.

  6. Incluso cursando ya el último año de carrera, algunos estudiantes tienen debilidades en ortografía y redacción.

  7. Los estudiantes necesitan mucho refuerzo en el análisis de información, lo que no les permite interpretar y sacar el mayor provecho a su investigación.

  8. La prueba de fuego es la presentación pública de la tesis, pues los estudiantes entran en pánico al no estar seguros del manejo de los datos, ni del manejo escénico que se necesita para defender (con convicción) su tesis ante la terna o el evaluador.

Frente a este panorama, propongo retomar los esfuerzos institucionales para revalorizar la importancia de la generación de conocimiento desde la academia, que tenga un impacto directo en la vida de la sociedad, por ejemplo, a través de la realización de alianzas interinstitucionales que sean las beneficiarias directas de las tesis. Esto podría incrementar la percepción de importancia que debería tener la investigación como aporte a la sociedad.

Las tesis no deben quedarse en la caja de los recuerdos, ni ser consideradas como un trago amargo para graduarse. La revalorización que hagamos de una tesis, incluso hasta configurar al país como destino turístico en la generación de conocimiento, provocará que reestructuremos nuestros procedimientos institucionales para poner a disposición de los estudiantes nuevas metodologías que los relajen y se concentren en la importancia de su estudio para ellos mismos y para la sociedad.

Si hoy lo hacemos en materia tecnológica, ¿por qué nos cuesta tanto hacerlo en otras disciplinas? Y tú, ¿ya empezaste tu tesis?


Fuente fotografía: http://www.lache.com

Antes de irte…

Quiero contarte que durante 20 años he apoyado a empresas y profesionales para que se comuniquen, relacionen e impacten la vida de las personas. Hace 10 años descubrí el papel transformador de la Imagen Pública. Por el COVID-19, muchas empresas han cerrado y profesionales se han quedado sin trabajo. Pronto tendrán que reactivarse y necesitarán volver a convencer a sus públicos; YO quiero estar ahí para que manejen su imagen con efectividad y se adapten a las nuevas condiciones que se les presenten.

Tu donación de Q5, Q10 o Q50 me ayudará a asesorar y capacitar gratuitamente a más personas. ¡Ayúdame a ayudar!

Alex Castillo

Director, Agencia Imagen Pública Guatemala

Publicado por Alex Castillo

Asesor en Relaciones Públicas, Imagen Pública y Reputación en Guatemala.

A %d blogueros les gusta esto: