Te pido que me des tu confianza y cariño…

A esto es lo que aspira y promete la Imagen Pública. El diseño de una estrategia de estimulación que impacte en personas en lo individual y grandes audiencias que, bajo una óptica psicológica y sociológica, les permita abrir su mente y corazón para identificarse con un producto, persona, marca, servicio, institución, empresa o país y hacerlos parte de su vida.


Cuando usted, yo, alguien tiene una interacción siempre buscamos algo y regularmente buscamos impactar, que nos crean, que nos den su confianza y se construya una relación que conforme el tiempo y la mutua satisfacción de necesidades y deseos se consolide en un cariño mutuo porque cada quien obtiene lo que pretende.

Siempre pensamos que al hablarle a alguien de algo que yo tengo tal vez puedo conseguir que me dé o que me acepte, pero nunca pensamos en CÓMO lo vamos a hacer; pensamos en las palabras pero no en el gesto, pensamos en el vestuario pero no en la postura, pensamos en el objetivo pero no en la idea que debe quedar clara para que esa persona entienda lo que yo quiero.

Es algo así como cuando queremos conquistar a alguien y nos armamos de una cantidad de herramientas ingeniosas para que nos acepte o para cuando llega el día en que nos presentan a los suegros y pretendemos caerles bien y el examen de aceptación resulta ser más riguroso que con nuestras parejas.

tepidotuconfianzay cariño
Pensamos en ser nosotros mismos, pero nunca se nos pasa por la cabeza que debemos adaptar nuestra esencia, nuestra forma de ser a las aspiraciones y exigencias de la novia, el novio, los suegros, la familia de la pareja, etc.

El chiste de la Imagen Pública no consiste solo en proyectar una buena IMAGEN sino en contemplar todos los estímulos (color, sabor, postura, rostro, manos, mensaje, etc.) necesarios para que nuestra audiencia nos vea bien, nos piense bien.

Al final la realidad, la verdad está ahí en la mente de todas esas personas que evalúan si NOS ENTIENDEN, NOS CREEN, CONFÍAN EN NOSOTROS Y NOS LLEGAN A QUERER, porque no importa lo que pensemos o creamos de nosotros mismos, lo que importa es CÓMO SE SIENTEN ESTAS PERSONAS CUANDO ESTÁN CON NOSOTROS.

Lo que nosotros hagamos proyectando nuestra imagen no es una petición que nos acepten sino un juego estratégico en donde mandemos los mensajes necesarios y suficientes que les haga ver a nuestras audiencias que somos creíbles, confiables y que pueden querernos, tanto en lo personal como en lo profesional.


Dígame qué temas le gustaría que abordara y que le beneficiarían a su actividad profesional y la de su empresa. Yo investigo y publico material que le resuelva su problema de imagen.


Lic. Alex Castillo | Consultor en Imagen Corporativa

Fuente fotografía: mariadeandres.flavors.me

Publicado por Alex Castillo

Asesor en Relaciones Públicas, Imagen Pública y Reputación en Guatemala.

A %d blogueros les gusta esto: